lunes, 9 de junio de 2008

UN DÍA DE FURIA

Llevo una rabia por dentro que no me controlo,
todo parece un mal sueño donde estoy solo.
Parezco el protagonista de un día de furia,
voy a empezar a dar tiros como Michael Douglas.
Porque ayer me dejaste.

Bill Foster es un buen hombre, pero parece que todo el mundo se ha puesto en su contra (¿alguna vez os habéis sentido así?). Su mujer le ha dejado, tiene que vivir con su madre y le han echado del trabajo. Bill sale por las mañanas con su maletín para mantener la ficción de que sigue empleado y es una bomba con patas que tiene la mecha muy corta. El calor sofocante, los atascos, el tendero oriental con sus precios desorbitados, la inseguridad ciudadana.............. ¿puede alguien culparle por estallar? yo desde luego que no. A cada minuto que pasa Bill va estando más lleno de ira y al mismo tiempo va haciéndose con más potencia de fuego. La sociedad es la culpable, es la que lo ha conducido a esa situación y ahora va a pagar por ello.
Estupenda película dirigida por Joel Schumacher y protagonizada por un Michael Douglas en el mejor papel de su carrera (con perdón de "Tras el corazón verde") y un magistral como siempre Robert Duvall en el papel del policía encargado de darle caza.
Todos tenemos días malos, algunos especialmente horribles y un día malo puede convertirse en un día de furia.

2 comentarios:

deincult dijo...

me la apunto!!

funkforward dijo...

QUÉ COÑO ES UN SINTAVO???